RECUPERAMOS TU BIENESTAR

© Davinci Centro de fisioterapia 2015

DOLOR DE ESPALDA

FRASES CÉLEBRES

Terapia cráneosacra y liberación somatoemocional

Deriva de la osteopatía, es una técnica manual sutil que permite trabajar sobre todas las estructuras del cuerpo relacionadas con el movimiento rítmico y coordinado de los huesos craneales y el sacro como son el sistema nervioso central y parasimpático, membranas durales, huesos, líquidos, músculos, fascias, órganos, etc. Utilizamos para ello un tacto sutil, no invasivo, ni intrusivo.

Es el cuerpo el que se expresa, y el terapeuta solo ha de esperar la información que envía el organismo del paciente. Este responde al tratamiento dando paso a sus propias fuerzas de autosanación que le llevarán a su estado natural de salud.

En nuestro cuerpo se puede leer nuestro estado mental y emocional, los traumas físicos y emocionales

están reflejados en nuestros tejidos como “nudos de energía”. Son áreas de disfunción corporal que se manifiestan como obstrucción a la eficiente conducción de energía a través de las fascias. Las fascias son los tejidos conectivos que mantienen unido al cuerpo. También envuelve, sin excepción, cada estructura del cuerpo (nervios, huesos, músculos, órganos,…). La fascia corporal permite los movimientos corporales sutiles y fisiológicos, mostrando poca resistencia. Permite la rotación rítmica interna y externa del cuerpo entero de acuerdo con la actividad de flexión y extensión del sistema craneosacro.

Las pautas anormales de tensión en la fascia se pueden transmitir desde una parte del cuerpo a otra. El organismo se comporta como una solo unidad desde el sistema fascial. Aunque la inercia psicológica se puede manifestar en cualquier parte del cuerpo, parece que el tejido conectivo juega un papel especialmente importante en el almacenamiento de estas experiencias como memorias de los tejidos. La interconexión de las fascias a lo largo del cuerpo ofrece un medio muy apropiado para el almacenamiento de las energías emocionales atrapadas. Por ejemplo, la rabia contenida puede manifestarse en el diafragma restringido como la tensión en el plexo solar, que a su vez puede conducir a problemas digestivos y dolor de espalda.

Con las manos pretendemos equilibrar el bombeo del sistema hidráulico del líquido cefalorraquídeo, para ello utilizamos unos toques terapéuticos suaves que en la mayoría de los casos son a través de nuestra intención, o sea, sin contacto o presión alguna. Usamos el impulso rítmico craneal o movimiento respiratorio primario para que todo el sistema empiece a fluir, la fascia se desenvuelva y se deshagan los “nudos energéticos”.